MALLORCA: LAS CALAS VÍRGENES DE ARTÀ. RUTA CALA AGULLA – S´ARENALET DES VERGER


Cala Matzoc, una de las playas vírgenes del municipio de Artà, que se encuentran dentro del Parque Natural del Llevant

Si hay algo que caracteriza a Mallorca – y a las Baleares en general – son sus famosas calas vírgenes, inaccesibles en muchos casos para los vehículos a motor, lo que las hace más atractivas e interesantes. En la ruta que iremos describiendo a continuación podremos descubrir algunos de los rincones más bellos de la isla de Mallorca: algunas de las calas vírgenes del municipio mallorquín de Artà, perteneciente a la comarca del Llevant, muchas de ellas dentro del enclave que delimita el Parque Natural de la península del Llevant. En el siguiente enlace podeis descargaros un PDF con el plano de situación de dicho Parque Natural:

mapa del parque natural de Llevant

Vegetación típica del Parque Natural

Este interesante enclave natural se extiende a lo largo de casi 1700 hectáreas llenas de vida animal y vegetal. Entre los últimos podemos destacar los pinares, encinares e innumerables ejemplares de garballó (palmito), que es la única palmera autóctona de la isla. En cuanto al reino animal podemos destacar la tortuga mediterránea, los cormoranes, el águila pescadora, el halcón marino, además de la presencia de ganado típico mallorquín como cabras, ovejas, bueyes y vacas.

Mención aparte merecen sus excelentes calas vírgenes (hay quién las considera como las mejores de la isla) en las cuales no es dificil encontrarse con la soledad de las olas en una playa sin presencia humana, debido a la dificultad y el esfuerzo que se requiere para llegar a alguna de ellas.

Hay una serie de rutas predefinidas dentro del parque. Para más información sobre mapas o para reservar alguno de los refugios públicos que hay dentro del mismo, es necesario ponerse en contacto con el ayuntamiento de Artá. Su página web es la siguiente:

http://www.artamallorca.travel/es

Un mapa de rutas del parque lo podeis descargar aquí mismo:

https://oskita.files.wordpress.com/2012/07/itinerarios-por-el-parque-natural-del-llevant-artc3a0.jpg

Y para información más detallada de cada ruta del parque es interesante visitar la siguiente página:

http://www.parcnaturaldellevant-es.blogspot.com.es/

Comentar que la ruta que aquí describiré partirá – como ya es habitual – desde Cala Agulla, en Cala Ratjada. Evidentemente no es el mejor lugar para comenzarla ya nos supondrá – como mínimo – unas 6 horas entre ida y vuelta. Una opción muy utilizada consiste en acercarse en coche hasta Cala Mitjana y desde ahí realizar la entrada al Parque Natural siguiendo la línea de costa (unas 2 horas más o menos hasta S’Arenalet). Evidentemente hay más opciones para ello (otra de ellas es desde el Puig de la Tudossa) igualmente válidas.En todo caso, si decidimos acercarnos a Cala Mitjana debemos coger la carretera que va de Artà a Capdepera, apartar a la izquierda después de la gasolinera (por la carretera que va a Cala Torta). Un detalle de la carretera de acceso la podeis ver en el mapa siguiente (la playa inferior es Cala Torta y la de arriba Cala Mitjana):

Comenzamos pués nuestro recorrido en la playa de Cala Agulla, desde donde nos dirigiremos sin demora hacia Cala Mesquida, por la ruta ya comentada en anteriores ocasiones y que nos traslada desde el final de Cala Agulla hasta el inicio del sistema dunar más grande de las Baleares situado en Cala Mesquida.

Cala Agulla, una de las playas de Cala Ratjada

Tras media hora de recorrido alcanzamos Cala Mesquida.

Cala Mesquida

Cala Mesquida

Sistema dunar de Cala Mesquida

La fabulosa playa de Cala Mesquida

Una nueva imagen de Cala Mesquida. La parte final de la playa es nudista

Desde el final de Cala Mesquida -siguiendo siempre la línea de la costa (aunque hay más alternativas válidas, como el sendero señalizado con puntos rojos que une Cala Mesquida y Cala Torta, ésta es muy interesante por la belleza del paisaje) – nos vamos adentrando en un paisaje cada vez más espectacular, donde las olas y los abruptos acantilados pasan a formar parte de una postal digna de un gran pintor.

Una vez pasado en núcleo de Cala Mesquida nos adentramos -siguiendo la línea de costa – por un paisaje abrupto y salvaje. Al fondo observamos la Torre o Atalaya de Son Jaume

En algunas zonas es conveniente extremar la precaución por lo resbaladizo del terreno. En la parte superior derecha vemos un “cementerio de hitos de piedra”

La belleza del Mediterráneo indomable

Esta cuestecita se las trae. Se puede ir de frente, pero yo recomiendo coger el camino de la izquierda. Llegareis al mismo punto, pero más descansados

Aquí vemos a un excursionista en la zona de los hitos sacando unas fotos y contemplando el paisaje

Uno de los múltiples acantilados que nos encontraremos durante la excursión

Desde esta pequeña cala tenemos a tiro de piedra la primera playa: Cala Torta. Se puede seguir por la línea de la costa (se ve la pista en la imagen), aunque yo recomiendo coger por una pista a la izquierda y luego enlazar con la que une Cala Mesquida y Cala Torta (señalizada con puntos rojos), cogiendo posteriormente hacia la derecha. Al fondo se divisa la Torre de Aubarca

Esta imagen se corresponde con el camino que indiqué anteriormente (saliéndonos de la línea de costa de forma momentánea). Descendiendo por aquí llegaremos hasta la playa de Cala Torta directamente

Llegamos a Cala Torta, una preciosa playa de arena fina de 150 metros de larga por 200 de ancha. Su acceso en coche se realiza desde Artà. Fijaros en el camino que continua a la derecha de la playa y que nos conducirá hasta Cala Mitjana

Cala Torta

Una nueva imagen de Cala Torta

Una nueva imagen de Cala Torta, desde la ruta que continúa por la línea costera

Una vez sobrepasado el primer acantilado desde Cala Torta, comenzamos a ver la pista que conduce a otra de las calas más bonitas de Artá: Cala Mitjana

La bonita playa de Cala Mitjana

La pista que da acceso en coche a Cala Mitjana nos servirá para llegar a Cala Estreta y comenzar nuestra andadura por el Parque Natural del Llevant

Cala Mitjana

Cala Estreta es una pequeña cala rocosa muy cercana a Cala Mitjana. Es un buen lugar para observar la diversidad de los fondos marinos

Una panorámica con la Atalaya de Son Jaume al fondo

Continuamos nuestro camino hasta la Torre de Aubarca. Aunque parece estar cerca, nada más lejos de la realidad, nos queda una hora de camino

La zona vallada separa la “tierra segura” de un profundo y peligroso acantilado.

Continuamos nuestra ruta hasta la Torre de Aubarca

Ya nos encontramos en las inmediaciones del Parque Natural del Llevant. Tenemos la Torre de Aubarca un poquito más cerca…

Nos acercamos a Cala Matzoc, una playa virgen – dentro del parque Natural del Llevant – que no posee acceso para vehículos, por lo que es muy habitual encontrarla vacía

La bellísima playa de Cala Matzoc

Desde Cala Matzoc seguiremos la línea costera para llegar rápidamente a la Torre de Aubarca

Cala Matzoc

Desde este punto nos detenemos a observar la distancia que llevamos recorrida desde nuestra partida de Cala Agulla. Son ya más de 2 horas de recorrido

Cala Matzoc, una vez más

Esta empinada subida nos separa de la Torre de Aubarca

Finalmente llegamos a La torre de Aubarca, también conocida como torre des Matzoc, torre de sa Falconera o torre de San Fernando. La torre de Aubarca es de planta circular. Fue construida en el año 1751 y desde ella se contempla toda la costa comprendida entre el Cap de Ferrutx y el Cap des Freu. Tiene un primer piso, desde el cual se accede a la terraza superior por una escalera. Todavía se conserva el viejo cañón que se utilizaba para defender la costa. Hay que tener en cuenta que en Mallorca se empezaron a construir este tipo de torres a raíz de las incursiones piratas y otomanas. Con grandes penurias económicas se comenzó su construcción en puntos estratégicos a lo largo de todo el litoral costero y, en 1595, ya había 30 torres dispuestas a ofrecer dura resistencia a las tropas enemigas o simplemente para servir de punto de vigía y control del tráfico marino. Muchas de las torres están construídas aprovechando restos que dejaron diferentes civilizaciones que poblaron la isla. Así nació el cuerpo de torreros, una profesión muy dura, solitaria, peligrosa y mal pagada. Además de tener que estar en alerta continua, estos torreros solían ser los primeros en caer, tras una invasión enemiga. Como curiosidad es interesante comentar que Binimelis (médico, matemático, historiador,… ) ideó un sistema de señales visuales que permitía la comunicación entre todas las torres, en caso de visualizarse algún peligro o buque enemigo. Las ahumadas (o señales de humo durante el día y fuegos vivos durante la noche) se iban transmitiendo de torre en torre, de manera que los habitantes de los pueblos podían estar prevenidos y protegidos con la antelación suficiente. El destino final debía ser siempre el mismo: La Torre de l’Angel, en el Palacio de la Almudaina de Palma.

La torre de Aubarca, una torre defensiva que aún conserva un cañón en el piso superior

La Torre de Aubarca

El Faralló d’Aubarca (vista tomada desde la Torre de Aubarca)

Entrada a la Torre de Aubarca

Una espectacular formación rocosa

Desde la Torre hay dos opciones para llegar hasta las playas más alejadas. Si optamos por seguir la línea de costa cogeremos (con cuidado) por el camino de la derecha bordenado los escarpados acantilados. Otra opción es continuar nuestro recorrido por un camino que recorre la parte superior de los montes y que permite una mejor visualización de parte del parque. Opto por esta última opción.

Desde aquí podemos optar por continuar el camino costero, que es el que se ve en la imagen

Otra opción es caminar por la parte superior de los acantilados. El sendero es apto para bicis de montaña

Nos encontramos en el corazón del Parque Natural del Llevant. No se ve un alma

Nos vamos alejando de la Torre de Aubarca

Bonita estampa con el faralló d’aubarca en primer plano

El paisaje es maravilloso. Al fondo, aguzando la vista, podemos ver la playa S´Arenalet des Verger, que es la más grande las playas vírgenes que se encuentran dentro del parque. En la parte trasera se puede observar una pequeña casa (no posee electricidad) utilizada como refugio, donde se puede pasar la noche, previa reserva en el Ayuntamiento de Artà (hay habitaciones dobles y cuádruples con baño individual y cocina comunitaria)

Imagen del Parque Natural del Llevant

Otra imagen del parque

Siguendo la pista que se observa en la parte inferior llegaríamos a la playa de S´Arenalet des Verger. A la derecha se encuentra la preciosa cala virgen de Sa Font Celada

Llegamos a un cruce de caminos

Por el camino de la derecha llegaremos a Sa Font Celada y S´Arenalet des Verger

La cala de Sa Font Celada

Sa Font Celada

Sa Font Celada, una vez más

Tras casi tres horas de caminata, nuestro recorrido finaliza aquí, en uno de los enclaves más bellos de Mallorca. En nuestra retina quedan muchas imágenes e instantáneas para el recuerdo. Nos quedan otras tres horas de vuelta y algunas fotos más por hacer……

¡Hasta pronto!